lunes, 19 de noviembre de 2007

Fecundación in vitro

Técnica de fertilización artificial a la que se recurre cuando otras como la inseminación artificial u otros tratamientos fallan, y la cual solventa el problema de esterilidad masculina (gracias a la inyección intracitoplasmática de espermatozoides).

Los pasos de una fecundación in vitro son los siguientes:


1º. Se estimula el ovario (con 3-4 inyecciones subcutáneas o intramusculares de preparados hormonales) para tener más de un óvulo en un mismo ciclo, ya que cuantos más embriones transferimos, más posibilidades hay de embarazo.

2º.Se extraen los ovocitos por una punción transvaginal guiada por ECO bajo sedación local.

3º. Se realiza la inseminación con la muestra de semen anteriormente obtenida. Este proceso de inseminación se puede hacer por la vía clásica (juntar ovocitos con espermatocitos seleccionados) o por la inyección intracitoplasmática de espermatozoides.

4º.Se cultivan in vitro los embriones resultantes de la inseminación. Suele durar unos 3 - 6 días, y últimamente se está realizando una técnica novedosa: cultivarlos en un medio con células de endometrio materno (el llamado Co-cultivo Embrionario). Las tasas de éxitos aumentan notablemente.

5º.Transferimos los embriones (un número máximo de 3 embriones para evitar gestaciones múltipes) al útero materno por vía transcervical sin necesidad de anestesia.

6º.El resto de embriones viables que no se tranfieren se congelan (por un máximo de 5 años) para una posible fertilización futura de la pareja con los embriones que sobrevivan a la descongelación. La tasa de malformaciones y demás problemas de la gestación es similar entre embriones no previamente congelados a los que sí lo son.